Desde el invierno uruguayo con esperanza: jaque #mate a la Covid-19 y a la gripe


Por Fabio Grill. Médico Infectólogo e Intensivista. Hospital Maciel. Montevideo. Uruguay

.

La COVID-19 puso en alerta sanitaria a Uruguay el 13 de marzo cuando se diagnosticaron 4 casos. Desde entonces ha habido un crecimiento lento de casos sin llegar a saturar al sistema de salud ni al colapso social por cuarentena prolongada (Figura 1 y Figura 2). Es el impacto en la economía nacional y familiar donde se está viendo la dura realidad de esta pandemia.

Figura 1. La Covid-19 en Uruguay en cifras

 

Figura 2. Distribución de casos confirmados acumulados de COVID-19,
según fecha de inicio de síntomas. Uruguay, 2020 (al 28/08/2020)

Algunas de las primeras medidas adoptadas por los gobernantes, tras los primeros 4 casos positivos, fueron la cuarentena social no obligatoria, pero que la sociedad cumplió ejemplarmente, y la suspensión de espectáculos masivos, entre los que se destaca conciertos de rock.

.

La Universidad de la República (nuestra Universidad Pública y gratuita, alma mater), y los institutos de investigación científica como el Institut Pasteur de Montevideo, el Instituto de Investigaciones Biológicas “Clemente Estable”, entre otras, lograron el desarrollo de RT-PCR SARS CoV-2 por lo que el diagnóstico pudo hacerse en forma universal, con 51 test/1000 habitantes, en los primeros lugares de Sudamérica y que para un país de 3.500.000 de habitantes, son números muy buenos (Figura 3).

Figura 3. Número de pruebas de Covid-19 por 1000 habitantes/día realizadas en Uruguay
Figura 3. Número de pruebas de Covid-19 por 1000 habitantes/día realizadas en Uruguay

Figura 3. Número de pruebas de Covid-19 por 1000 habitantes/día realizadas en Uruguay..

Además un sistema centralizado y de rastreo por parte de la División Epidemiología del Ministerio de Salud, y con un trabajo intensivo desde hace varios meses, se ha podido identificar los focos y la trazabilidad de casos positivos.

.

Pero hay datos muy relevantes dentro de toda esta nueva realidad salintaria que nos ha producido COVID-19. En primer lugar, ingresamos en el mundo COVID-19 en otoño. El horizonte era preocupante porque antes de la estación invernal y de virus respiratorios, comenzábamos con un nuevo virus más contagioso y letal que la influenza.

  • Sin embargo, hoy transitando la semana epidemiológica 36, la realidad epidemiológica y sanitaria nos ha dado una grata sorpresa.
  • Hemos visto que la gripe es casi inexistente entre la población y casi no hay infecciones virales graves en nuestros hospitales.
  • La diferencia es significativa cuando se compara con datos de años anteriores y se puede observar en los gráficos siguientes (Figura 4 y Figura 5).
Figura 4. Tasa de infección respiratoria aguda grave en menores de 15 años
en centros centinela por semana epidemiológica. Uruguay, 2018-2020.

 

Figura 5. Tasa de infección respiratoria aguda grave en personas de 15 años y más
en centros centinela por semana epidemiológica. Uruguay, 2018-2020.

Estas cifras tan bajas de infecciones respiratorias agudas graves no se explican porque  SARS CoV-2 desplazara a otros virus respiratorios, sino que esa batalla, fue ganada por la concienciación social, las nuevas conductas y las políticas en salud adoptadas:

  • El distanciamiento físico que determinó la cuarentena inicial fue sin dudas la razón de este cambio epidemiológico.
  • Los niños y adolescentes realizaron durante meses sus clases en forma virtual por plataformas de internet, por lo que la prevalencia de infecciones respiratorias en esa población bajo a niveles históricos y por tanto, la cadena de contagio estaba a la mínima expresión.

.

La apertura de las actividades económicas y sociales, la incorporación de centros comerciales, educación en sus tres niveles, cultura y ocio con teatros, cines, restaurantes, donde se cumplen los protocolos recomendados, tampoco han sido un foco activo de transmisión comunitaria viral, entre otras cosas, porque la población ha entendido que el uso del tapabocas es importante, asi como la higiene de manos con soluciones alcohólicas, disponibles en cualquier sitio que uno vaya.

.

Desde el Ministerio de Salud, Sociedades científicas y organizaciones gremiales de la salud, se hizo un claro y contundente mensaje de vacunación universal antigripal. Y nuevamente, la respuesta de la población fue ejemplar. Un millón de dosis dadas y un organigrama bien pensado, incluyendo un BUS que recorría los barrios de la ciudad, y con la posibilidad de vacunación domiciliaria a quien lo solicitara. En mi hospital, más de 1200 dosis de vacuna antigripal (y 300 antineumócoccica) dadas, cuando en años anteriores vacunabamos entre 600-700 funcionarios del hospital.

Figura 6. Cartel informativo de la campaña de vacunación antigripal y antineumocócica uruguaya

.

Otro de los cambios culturales de los uruguayos estuvo relacionado al “mate”. Imposible de dejar de disfrutar de nuestra infusión identificatoria y tan tradicional, ya que representa un símbolo de socialización muy importante. Los datos dicen que cada uruguayo consume 10 kg/año de yerba mate. En este nuevo contexto, se permitió seguir bebiendo mate, pero se recomendó que no se compartiera; es decir, cada uno con su mate y de esa manera mantenemos nuestra tradición sin traicionarla.

Figura 7. Yerba mate en el ámbito sanitario

 

A vistas de la situación epidemiológica provocada por COVID-19, con una casi desaparición de la gripe y otras infecciones respiratorias, y cómo la sociedad aceptó el uso de medidas de prevención de infecciones (hasta ahora exclusiva del territorio nosocomial), sin dudas, el uso del tapabocas vino para quedarse y probablemente en los próximos años lo estemos utilizando al menos, durante la estación invernal, ya que todos estamos viendo el efecto positivo en la población.

..

Por otro lado, y tal como quedó demostrado este año, la vacunación antigripal estacional será potenciada, ya que sin dudas es un acto de salud pública de enorme repercusión.

.

Y para los uruguayos también, seguir bebiendo mate, de la manera más “sanitariamente segura”.

.

Referencias

 

https://www.montevideo.com.uy/Negocios-y-Tendencias/Los-uruguayos-consumimos-10-kilos-de-yerba-mate-per-capita-por-ano-uc728131

https://galeria.montevideo.com.uy/Revista-Galeria/Cinco-emprendimientos-locales-que-innovan-en-mate-uc747406

https://www.elpais.com.uy/el-empresario/matecaps-tres-argentinos-uruguayo-crearon-nueva-forma-tomar-mate-exito-kickstarter.html

2 comentarios sobre “Desde el invierno uruguayo con esperanza: jaque #mate a la Covid-19 y a la gripe

Agrega el tuyo

  1. Muy animante. De todas formas en España partimos de una situación peor con un verano con transmisión comunitaria de COVID. Puede que la gripe no llegue, ojalá, pero ya solo con el COVID podemos tener muchos problemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: